¿Cómo afecta el cambio horario a los niños?

“Tiempo es la medida del movimiento entre dos instantes” Aristóteles

Como ya hemos hablado en otras ocasiones, a los niños les vienen muy bien las rutinas.

Los bebés, los niños y los adultos necesitan dormir. Los niños y adultos necesitan dormir lo suficiente para poder jugar, aprender y concentrarse durante el día.

El cambio de los horarios para niños supone un cambio en esas rutinas al retrasarles o adelantarles una hora su día a día. Por eso, es normal que muchos niños sufran una serie de síntomas en los días posteriores al cambio horario como pueden ser:

  • Dificultad para conciliar el sueño en el horario habitual.
  • Sensación de más cansancio del habitual.
  • Irascibilidad y cambios de humor.
  • Dificultad para la atención y concentración.

¿Qué podemos hacer para ayudarles a acostumbrarse al nuevo horario?

  • Idealmente es bueno ir preparándoles los días antes adaptando los horarios de comida y la hora de acostarse al que va a ser el nuevo horario.
  • Seguir las rutinas normales para acostarse, por ejemplo, cepillarse los dientes, leer una historia, darles las buenas noches, bajar o apagar las luces, etc.
  • Evitar comidas pesadas justo antes de acostarse.
  • Actividad durante el día: es importante asegurarse que nuestros hijos tengan actividades variadas durante el día, incluida la actividad física al aire libre a ser posible
  • Crear un ambiente adecuado: por ejemplo no es bueno llenar su cama con juguetes, es conveniente que lo vea como un lugar para dormir, no como un lugar para jugar.

Si no lo has hecho ¡no te preocupes! Lo principal es que tengas muchísima paciencia, dale mimos y aprovecha que se hace de noche antes para acostarles un poco antes.

¡Ánimo que la adaptación en el cambio de los horarios para niños durará sólo unos días!

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: